© creativecommonsstockphotos ID 93731950 | Dreamstime Stock Photos

Las Implicaciones de Largo Alcance que Tiene la Definición del Terrorismo para la Política Nacional

El Terrorismo.

Se impregna las sociedades contemporáneas en todo el mundo, y la simple mención de la palabra estimula la inquietud y el miedo.

¿Pero qué es el terrorismo?

¿Mi visión del terrorismo será la misma que la tuya?

Probablemente no.

Y se ha demostrado que estas diferencias en la percepción de qué es el terrorismo tienen implicaciones importantes para las políticas nacionales de los gobiernos de todo el mundo. Y eso es precisamente lo que voy a discutir aquí.

Sin embargo, antes de profundizar en explicar esto con más profundidad, vale la pena echar un vistazo rápido a cómo las percepciones del terrorismo han cambiado a lo largo de la historia.

No alt text provided for this image

Una breve historia de la palabra terrorismo

El terrorismo de ninguna manera evolucionó en el vacío. Muchas personas en el mundo occidental se dieron cuenta por primera vez después del atentado al World Trade Center de 1993 y el bombardeo del edificio federal en Oklahoma City en 1995.

Sin embargo, las raíces de la palabra terrorismo se remontan a finales del siglo XVIII cuando se utilizó para describir las acciones del gobierno francés contra sus ciudadanos. En esta era, el terrorismo no se atribuía a los luchadores por la libertad, sino a las acciones del gobierno (White, 2016).

Más tarde, se utilizó para describir la lucha contra el capitalismo y, más tarde, las acciones de los revolucionarios rusos y, finalmente, del gobierno soviético. No fue sino hasta los siglos XX y XXI que la palabra terrorismo se empleó comúnmente para describir las acciones de grupos radicales, nacionalistas, revolucionarios o nihilistas.

Cuando uno examina cómo las percepciones del terrorismo han cambiado a lo largo de la historia, lo que queda claro es que la definición de terrorismo en uso cambia con la marea política.

Hoy en día, el terrorismo sigue siendo muy difícil de definir con precisión porque es una entidad relativamente subjetiva que no puede medirse ni evaluarse en términos tangibles.

Es en gran medida una construcción social, lo que implica que la forma en que se define variará según las percepciones de las personas y sus puntos de vista sociales, políticos y económicos.

A la luz de la naturaleza imprecisa e idiosincrásica de las percepciones del terrorismo, no sorprende que las personas en todo el mundo continúen participando en acalorados debates sobre lo que representa y no representa un acto de terrorismo.

¿Una definición simple de la palabra terrorismo?

Las dificultades que definen el terrorismo que plagan a la sociedad contemporánea no son en modo alguno nuevas. Ya hace 30 años, Walter Laqueur, un historiador estadounidense, intentó definir el terrorismo en términos universales presentando una definición muy similar a la propuesta por el reconocido experto en antiterrorismo de la Corporación RAND Brian Jenkins:

El terrorismo implica el uso, o el uso amenazado, de la fuerza contra víctimas inocentes con fines políticos (Laqueur, 1987).

En el nivel más básico, algunos académicos describen el terrorismo como amenazas o acciones diseñadas para infundir terror en la vida de personas inocentes con el objetivo de lograr una agenda política.

Sin embargo, los puntos de vista contemporáneos del terrorismo no se limitan a los actos de violencia contra un estado. Algunas personas argumentan que los gobiernos mismos pueden participar en actos de terrorismo reprimiendo a la gente. Como tal, incluso bajo esta simple definición, las percepciones del terrorismo aún difieren según la agenda política de cada uno.

Como tal, no podemos escapar del hecho de que la definición de terrorismo que se aplica dentro de un contexto dado tendrá consecuencias políticas fundamentales.

En el mundo contemporáneo, las agencias gubernamentales usan el término para clasificar y deshumanizar las opiniones políticas de sus adversarios. Además, al etiquetar a las personas o grupos como terroristas, los gobiernos otorgan poderes especiales a sus agencias de seguridad, que incluyen poderes de investigación mejorados, la capacidad de detener a los sospechosos por más tiempo y, en algunos casos, la capacidad de torturar o incluso matar al acusado sin Cualquier forma de juicio legal.

La diferencia entre terroristas y criminales

En la mayoría de las naciones, los terroristas no se benefician de la misma protección de los derechos humanos o de las libertades civiles que les otorgan a otros infractores de la ley o enemigos del estado. Este es particularmente el caso cuando los terroristas hacen la guerra desde un lugar en el extranjero.

Cuando se trata de presuntos terroristas, la gran mayoría del público en general parece apoyar las actividades del gobierno que violan las leyes de derechos humanos sobre la base de que las personas que cometen actos de terrorismo son percibidas como infrahumanas. Una implicación muy peligrosa de esto en ausencia de una definición acordada de terrorismo es que los gobiernos también tienen la capacidad de dictar qué actos representan terrorismo desde una perspectiva legal y, posteriormente, pueden usar estos poderes para ejercer un mayor control social … todo en nombre de proteger a las personas contra el terrorismo.

Las implicaciones políticas del terrorismo

Otra razón por la cual es importante delinear claramente lo que representa y no representa terrorismo es porque las concepciones del terrorismo tienen implicaciones políticas.

Según Haviland Smith, quien una vez trabajó como especialista en antiterrorismo dentro de la CIA, una de las principales razones por las cuales los esfuerzos de los Estados Unidos para contrarrestar el terrorismo han sido en gran medida infructuosos se puede atribuir al hecho de que las interpretaciones del terrorismo son complicadas. Smith argumentó que, aunque los términos terrorismo e insurgencia tienden a usarse indistintamente, el terrorismo se relaciona con la gestión de inteligencia y la aplicación de la ley, mientras que las insurgencias son preocupaciones fundamentalmente militares (Smith, 2008).

Según Ayla Schbley, experta en terrorismo religioso, es necesario extender el debate en torno al terrorismo más allá del ámbito político y tener en cuenta la naturaleza criminal del terrorismo (Schbley, 2003).

Cuando se ve el terrorismo estrictamente dentro de un contexto político, las concepciones de lo que constituye terrorismo variarán según la perspectiva. Schbley argumenta que esto es ineficaz sobre la base de que no existe una base legal para reprender las acciones que perjudican a las víctimas simbólicas. Sin embargo, el terrorismo es en gran medida un acto ilegal; como tal, Schbley cree que debería definirse como un acto de violencia que se dirige a civiles simbólicos de cualquier tipo, moda o forma.

Terroristas vs. Revolucionarios

Boaz Ganor, un experto en terrorismo israelí, nos dice que el punto clave de diferenciación entre los terroristas y aquellos que legítimamente buscan la revolución involucra el ataque contra civiles. También sostuvo que mientras los debates en torno a la definición de terrorismo sigan basados en la teoría, nunca trascenderán esta teoría para tener una aplicación práctica en el mundo real (Ganor, 2002).

Para garantizar que las cuestiones relacionadas con el terrorismo se tengan debidamente en cuenta en las políticas nacionales que son compatibles internacionalmente, la comunidad mundial debe desarrollar una definición unilateral de terrorismo que sea clara y sin ambigüedades. Hasta que esto se logre, los terroristas tendrán la capacidad de continuar participando en actos de terrorismo bajo el pretexto de que tales acciones son legítimas.

Ganor también argumentó que gran parte de la confusión que rodea a los actos que constituyen terrorismo puede atribuirse al hecho de que muchos políticos occidentales frecuentemente emplean términos inapropiados, como “guerra de guerrillas” e “insurgencia” cuando se refieren al terrorismo, y esto los lleva a una telaraña semántica que impide cualquier progreso sólido en términos del desarrollo de políticas internacionales que puedan disuadir y abordar adecuadamente el terrorismo.

La diferencia entre crímenes de guerra, guerra de guerrillas y terrorismo

Ganor argumenta que es posible marcar una línea entre distintos tipos de violencia diferenciando entre guerras convencionales y no convencionales. Aunque los ciudadanos inocentes a menudo son asesinados durante las guerras, el objetivo principal de estas actividades son los objetivos militares, y cualquier pérdida de civiles es en gran medida involuntaria. Por el contrario, los criminales de guerra intencionalmente causan daño a miembros de la población en general y prisioneros de guerra.

No alt text provided for this image

Las guerrillas no se dirigen específicamente a los ciudadanos. Su principal punto de enfoque es el personal gubernamental, militar y de seguridad. Lo que separa a los terroristas firmemente de las guerrillas y los soldados convencionales es que intentan intencionalmente causar daño a los civiles como un medio para infundir terror y promover su agenda religiosa o política.

Según Ganor, para desarrollar políticas que puedan luchar adecuadamente contra el terrorismo, los gobiernos deben comenzar por desarrollar una definición compartida de terrorismo según la cual se puedan acordar acuerdos cooperativos nacionales. Es sólo entonces que la legislación esbozada dentro de ellos puede hacerse cumplir constantemente. El desarrollo de una definición compartida también conduciría a la identificación de naciones que apoyan el terrorismo y al desarrollo de planes mediante los cuales estos grupos pueden ser gestionados diplomáticamente.

Definición del grupo objetivo del terrorismo

Eric Reitan, profesor de filosofía, abordó el problema desde una perspectiva diferente a la de Ganor. Argumentó que los ataques contra el personal de seguridad y los miembros de las fuerzas armadas también deberían tratarse como actos de terrorismo. Sin embargo, estuvo de acuerdo en que faltaba una definición aceptable de terrorismo y que esa definición es necesaria antes de que los gobiernos puedan distinguir adecuadamente entre terrorismo y formas alternativas de violencia (Reitan, 2010).

Reitan destacó cómo las definiciones tradicionales de terrorismo no logran diferenciar entre los actos criminales de violencia y las actividades basadas en la guerra. Se hizo eco de la opinión de Ganor de que es importante que las políticas identifiquen claramente un objetivo; sin embargo, él creía que no solo los civiles son los objetos del terrorismo. Por el contrario, los representantes del gobierno, los civiles y el personal de seguridad forman un grupo objetivo colectivo. Si este grupo es atacado por una fuerza externa con un propósito político, esto representa un acto de terrorismo.

Reitan citó el ejemplo del caso de Timothy McVeigh, un activista político que estacionó un camión cargado con fertilizante explosivo en el Edificio Federal Murrah el 19 de abril de 1995, matando a 168 personas, incluidos niños inocentes que habían estado asistiendo a la guardería. Su ataque fue motivado por su odio por América. McVeigh consideraba que cualquier persona asociada con el gobierno de los Estados Unidos era un enemigo. Como tal, dentro de este acto de terrorismo, el edificio Murrah representaba un objetivo grupal; las personas fueron atacadas sólo porque pertenecían a un grupo que McVeigh odiaba.

¿Se puede justificar el terrorismo?

La definición presentada en la Enciclopedia de Filosofía de Stanford agrega más combustible al fuego. Según esta perspectiva, puede haber situaciones en las que un acto dado parece representar un acto de terrorismo; sin embargo, no lo es, si las personas que perpetran la acción pueden demostrar que su comportamiento evitará un mal peor (Stanford Encyclopedia of Philosophy, 2015).

En estas situaciones, los autores de actos que parecen representar el terrorismo pueden no ser terroristas sobre la base de que sus acciones evitan que un segundo grupo cometa peores atrocidades. Algunos académicos están de acuerdo con esta opinión con la condición de que no exista una acción alternativa que pueda evitar que ocurra la atrocidad y que los objetivos son exclusivamamente personal e gubernamental o militar. Ningún ciudadano o propiedad debe ser dañado.

¿A dónde nos lleva esto?

Si hay algo que el debate descrito anteriormente ha demostrado, es que las definiciones de terrorismo varían significativamente.

Cuando se examinan estas diferencias en la percepción del terrorismo a nivel de nación por nación, se hace evidente que la forma en que los gobiernos definen el terrorismo afecta directamente su enfoque de la seguridad nacional y la forma en que luchan contra las actividades terroristas.

En ninguna parte es esto más evidente que en la forma en que las políticas de defensa y aplicación de la ley estadounidenses han cambiado recientemente en respuesta a una modificación más amplia en la definición de terrorismo.

Obras Citadas

  • Ganor, B. (2002). Defining Terrorism: Is One Man’s Terrorist another Man’s Freedom Fighter? Police Practice and Research, 287-304.
  • Laqueur, W. (1987). The Age of Terrorism. Little Brown and Company.
  • Reitan, E. (2010). Defining Terrorism for Public Policy Purposes: The Group-Target Definition. Journal of Moral Philosophy, 253 – 278.
  • Schbley, A. (2003). Defining Religious Terrorism: A Causal and Anthological Profile. Studies in Conflict & Terrorism, 105-134.
  • Smith, H. (2008). Defining Terrorism: It Shouldn’t Be Confused with Insurgency. Retrieved from American Diplomacy: http://www.unc.edu/depts/diplomat/item/2008/1012/comm/smith_defining.html
  • Stanford Encyclopedia of Philosophy. (2015). Terrorism. Retrieved from Stanford Encyclopedia of Philosophy: https://plato.stanford.edu/entries/terrorism/
  • White, J. R. (2016). Terrorism and Homeland Security. Wadsworth Publishing.

Publicado por

Editar foto

Fahad Hizam alHarbi, CPO, CFCS, CAMS

Investigador Criminal Certificado

Lavado de Dinero | Delitos Financieros | Fraude | Negociación | Interrogación

Tags:
Previous Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *